Comentado por Cristian Montes, Paula Viveros y Emilia |

Elquiterra es un lugar maravilloso. Se trata de un paraiso para el descanso, que permite una conexión total con la naturaleza. Sus árboles, la tierra, las flores, las ovejas, sus perros, el viento, el tranquilizador silencio del entorno, los pájaros en abundancia, el atardecer, el fogón y las estrellas en la noche y el mágico Cerro Mamalluca conforman el escenario ideal para desconectarse del estrés. Como sello final, el servicio, ¡excelente!, literalmente atendido por su propios dueños, Roberto y Alejandra, que se encargan de asegurar la más confortable y acogedora estadía. Excelente infraestructura, camas cómodas, baños modernos y limpios, y el delicioso desayuno que se sirve cada dia. Se pasaron muchachos, muchas gracias, por haber construido esta extraordinaria experiencia de descanso, Totalmente recomendable!

Comentado por Óscar Godoy |

Quiero hacer mención a la gran hospitalidad y calidad humana de sus dueños y por supuesto de sus hermosas inmediaciones . No dejan pasar ningún detalle todo está pensando en la conexión absoluta con la grandiosa pachamama de ese lugar ! Roberto y Alejandra te brindan un calor humano único e inigualable lo cual hace ser , tu estadía en ese lugar muy especial , se respira una energía incomparable te hacen sentir como en tu casa , te brindan toda la información necesaria para hacer de tu viaje el mejor de todos... Absolutamente recomendable no se arrepentirán , por el contrario se enamorarán de ese lugar. Roberto y Alejandra gracias por todo , no cambien jamás y esperamos verlos pronto. Saludos a Bruno , Canela y a la señora Martita una hermosa persona.

Atte ;

Óscar Godoy , Olivia Carrasco.

Comentado por Francesca MARAIS |

No solamente un lugar para dormir sino una verdadera familia. Pasamos 3 días en casa de Roberto y Alejandra, un lugar muy tranquilo, bien pensado con todo lo necesario. Descubrí ElquiTierra en internet y son las fotos de Roberto que me dieron ganas de hacer una pausa en la valle de Elqui. La vista de las montañas que se visten de rojo, morado, rosa por la tarde, y los cielos con estrellas hacen de este lugar, un lugar mágico. Una magia reforzada por la amabilidad de los dueños, siempre presentes y a la vez muy discretos. Se preocuparon mucho de nuestro bienestar, de nuestra seguridad (2 chicas solas) y nos ayudaron a organizar nuestra estancia en la valle de Elqui e incluso fuera dándonos consejos para la continuación de nuestro viaje en el desierto de Atacama. Roberto conoce muy bien su país, y acoge a los viajeros con el corazón. No olvidaré el primer encuentro, después de un largo trayecto en bus un poco difícil, nos acogió con un tierno abrazo que nos tranquilizó y este sentimiento no nos dejó durante el resto de nuestra estancia en su casa. Nos dijo que suele seguir las evidencias en su vida, es con evidencia que nos paramos en su casa y es siempre con evidencia que recomendamos a los otros viajeros de hacerlo. Muchas gracias por todo Roberto y Alejandra, no cambien.

Comentado por Ulises Lobos N. |

Estuve en sus instalaciones, todo excelente, un 7 (Habitaciones, Piscina, Desayuno) pudimos descansar y estar en contacto con la naturaleza.
Lo recomiendo para todos los que se quieran sacar el stres de sus trabajos aquí hay un lugar para ello.
Gracias por todo
Sldos Ulises y Kitty

Comentado por RAFAELA VILLABLANCA |

Quiero compartir mi excelente estadía que tuve en Elquiterra el fin de semana del 05 al 08 de diciembre.
Es un lugar precioso y demasiado recomendable para las personas que andan buscando escapar de la monótona vida en ciudad. Es un lugar que esta atendido 100% por sus dueños, lo que hace que sea demasiado acogedor. Están todo el tiempo preocupados que uno este 100% cómodo y que no falte nada.
Es un lugar lleno de alegría y especial para compartir.
Lo mejor es que tienes todo en uno, es decir que tienes un lugar donde descansar y también una "agencia turística". Ya que los dueños conocen todos los tour y lugares que uno puede visitar. En el mismo hostal tienes todas las facilidades para organizar tus días, observatorio, rutas en bicicleta, restaurantes, pisqueras y movilización.
Por lo tanto, demasiado recomendable.